La Alhambra

Historia

Se ubica en el centro de San José, específicamente, entre las avenidas 0 y 2, calle 2. Se edificó a partir de 1872 donde se usaba como casa de habitación del Alemán Isidro Lewkowicz. Esta casa contaba con un primer piso y un almacén, los cuales fueron consumidos por un incendio en 1892. Posteriormente, el propietario vende el terreno en 1904 a Ramón Rojas Troyo.

Troyo compró a una empresa Belga el edificio prefabricado porque deseaba un estilo Europeo totalmente diferente a lo que existía en Costa Rica para la época. El nuevo dueño anhelaba construir uno de los edificios más grandes de la capital, que contara con tres pisos y un sótano; además del primer ascensor del país. Con tal fin, todas las piezas de ladrillo y metal fueron importadas vía marítima. En conclusión, el resultado fue un edificio con rasgos neoclásicos y un balcón morisco. En su totalidad, el costo de la obra fue de 40 mil colones y significó una ruptura del paisaje josefino.

Para 1906 se vendió el edificio a Elías Pages, un comerciante español, quien utilizó el edificio como almacén, en el primer piso, donde se podía adquirir gran variedad de artículos (por ejemplo, desde telas hasta confites); el segundo piso lo arrendaba a una compañía de electricidad; y el tercero lo rentó a la Logia de la Luz. Entre 1908 y 1929, el edificio pasó por las manos de diversos dueños. Sin embargo, en su primer piso se ubicaba el Almacén La Alhambra, hasta que en 1930 lo compra el artista Max Jiménez Huete, quien lo mantuvo bajo su propiedad hasta 1948 año de su descenso. En este caso, la propiedad pasó a manos de su esposa Clemencia Soto Uribe. Por último, en 1977, el edificio es comprado por Inversiones Rodríguez Fairen S.A actuales dueños. Finalmente, en el 2000 es declarado Patrimonio Histórico-arquitectónico.

Algunos de sus espacios fueron alquilados para actividades artísticas a principio del siglo XIX. Su salón principal funcionó como sala de cine. Asimismo, en los años sesenta, el salón principal del tercer nivel fue la primera Academia de Danza contemporánea de la Sra. Elena Gutiérrez, gestora y maestra de la danza contemporánea costarricense.

En último lugar, es importante rescatar que el edificio lleva el nombre de La Alhambra en honor al complejo palaciego ubicado en Granada, España. Ahí se utilizó el estilo árabe para su construcción, ya que Alhambra es una palabra de origen árabe que significa castillo rojo.